El descenso se pone candente en La Liga Santander

La parte baja de la tabla tuvo hoy actividad en la continuación de La Liga Santander en su jornada 28.

Tras el partido tempranero entre el Espanyol y el Alavés, con victoria de los periquitos blanquiazules de Barcelona por 2-0, la presión entraba para dos clubes urgidos y necesitados de puntos para evadir el descenso. Y tanto para el Celta de Vigo como para el Leganés, la jornada se convirtió en presión añadida.

 

 

Celta tropieza en casa y se mete de lleno al descenso.

En el segundo partido de la cartelera sabatina, el Celta de Vigo cayó in extremis en su estadio de Balaídos ante el Submarino Amarillo de Villarreal por 0-1. El gol que le dio el triunfo al club castellonense fue obra de Manu Trigueros a los 90 más dos. Con el resultado, el equipo valenciano sigue en su lucha por puestos de competiciones europeas y ascendió al séptimo lugar que comparte con el Granada, que ganó ayer, pero con mejor diferencia de goles del equipo dirigido por Javier Calleja. Mientras los gallegos se complican y ahora están a un punto del descenso directo.

 

Leganés entra en situación crítica

 

 

El tercer partido de la jornada del sábado, dejó una derrota muy dura para el cuadro dirigido por el mexicano Javier Aguirre, que cayó derrotado en su estadio de Butarque por 1-2 ante Real Valladolid.

Ya conociendo la presión que supuso el triunfo del Espanyol a primera hora, los madrileños no fueron capaces de hacer su parte, y en un partido super peleado contra el club pucelano, cayeron con goles del turco Enes Ünal en una confusión entre el central nigeriano Awaziem y el arquero Cuéllar a los dos minutos de juego y de Rubén Alcaraz a los 54 en un remate desde la frontal del área. Los pepineros descontaron con un penal anotado por Óscar Rodríguez a los 84.

Los del sur de Madrid quedan igualados en puntos con el Espanyol, en puestos directos de descenso, mientras que los del equipo propiedad ahora de Ronaldo Nazário llegaron a 32 puntos, sin riesgos inmediatos de categoría, pero con pocas posibilidades de clasificar a Europa.